Los divorcios aumentan en Venezuela

Nilmary Boscan: Los divorcios aumentan en Venezuela


Share
 

“El matrimonio es la unión de dos personas mediante determinados ritos o formalidades legales y que es reconocida por la ley como familia. Desde el punto de vista del catolicismo y otras confesiones cristianas, sacramento que une indisolublemente a un hombre y una mujer, y por el que se comprometen a vivir de acuerdo a las prescripciones de la Iglesia”.

Cuando dos personas se casan, son muchas las expectativas y los proyectos basados en el amor y el compromiso que ambos se profesan. Los propósitos de vida ya no son individuales sino de pareja, a los fines de crecer juntos y consolidar un hogar. Ya no es un solo ser, si no un equipo, que debe salir adelante, con la intención de sembrar bases solidas para formar una familia.

Llegan los hijos y con ellos la alegría y un nuevo aprendizaje para los padres, porque nadie esta preparado para serlo, hasta que sostiene por primera vez a su hijo y entiende la gran responsabilidad que representa, desde todo punto de vista: económico, moral, afectivo, etc.

Sin embargo, en los últimos años a consecuencia de la crisis que atraviesa nuestro país, los divorcios han aumentado. El desempleo, la inflación, la escasez y todos los problemas económicos afectan directamente la calidad de vida de las familias venezolanas. Hay mucha carencia y el dinero no alcanza para cubrir las necesidades básicas de la familia. Esta situación trae como resultado angustias, preocupaciones y a su vez discusiones y diferencias entre los cónyuges, producto de la crisis. El desespero y la ansiedad, no son buenos consejeros, aísla a la persona cortando toda comunicación. En este plano, comienzan los problemas de pareja donde la convivencia se deteriora. Adicionalmente, existen casos donde uno de los cónyuges desea emigrar para buscar mejores ingresos y el otro se quiere quedar, situación difícil, porque se divide el hogar, la distancia y la falta de comunicación hace que se muera el amor y los cónyuges opten por divorciarse. Si desea emigrar, planifique todo con su pareja, pensando siempre en el bienestar de los hijos y si alguno de los dos se va primero para estabilizarse, mantenga constante comunicación con su pareja.

En este momento de una preponderante crisis que nos avasalla es fundamental expresarle nuestras preocupaciones e inquietudes a nuestro cónyuge, resolver los problemas juntos y salir adelante con optimismo. Las discusiones nos nublan el pensamiento y nos distancia. Hay que buscar las formas de levantarse y avanzar por la familia, caer en el pesimismo solo traerá frustración y aislamiento. Tomar las decisiones adecuadas en función del hogar, apoyándose el uno al otro, es un método eficaz para mantenerse juntos. El divorcio es una forma de disolver el vínculo matrimonial cuando existen causas graves e irremediables que hacen imposible la convivencia, pero existen situaciones donde el divorcio no es la solución, con un poco de comprensión, tolerancia y apoyo se pueden rescatar muchos hogares.

Nilmary Boscan Maldonado
Abogada

Comentarios

Deja un comentario