Nilmary Boscan: El Derecho a decir “NO”

Nilmary Boscan: El Derecho a decir “NO”


Share
 

En la vida, es fundamental establecer límites, entre el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto. En ocasiones, es necesario decir “NO”, a todo lo que va en contra de nuestros principios y valores. La capacidad de discernimiento, nos da la oportunidad de elegir entre “SI” y “NO”, previo análisis a consciencia de la situación que se nos presente.

Tenemos derecho a negarnos a toda situación en la que no estemos conformes, sin sentirnos tristes por ello. La complacencia infinita, no debe ser una constante en nuestras vidas. No es una manifestación de egoísmo, al contrario, es una manera de respetarnos y afianzar nuestra autoestima.

Cuando decimos a todo que “SI”, para satisfacer a los demás, nos estamos anulando, por lo que sentiremos una profunda frustración e inseguridad interna. Nada ni nadie, puede transgredir el código de ética y moral que cada persona.

Igual sucede con los hijos, no podemos acceder a todo lo que quieren, esto seria altamente nocivo, porque estaríamos arraigando en ellos, sentimientos de inseguridad. Oponerse es la mejor manera que el niño o niña tienen para afirmarse, es una manera de marcar diferencia entre ellos y el medio que los rodea. Evidentemente, todo este trabajo de enseñanza implica el aprendizaje de valores indispensables para la vida. En otro orden de ideas, siempre hay que estar preparados para recibir un “NO”, por respuesta, sin que cause malestar alguno. Implica el hecho de respetar y tolerar adecuadamente a los demás, entendiendo que somos distintos y pensamos diferente.

Muchas personas sufren al negarse a algo, bien sea por miedo o por defraudar la expectativa de otros, esto se debe a la dependencia afectiva de ser valorados y aceptados, idea errónea. En los casos, cuando hay que decir que “NO”, debemos ser asertivos y explicar las razones por las cuales nos negamos a algo. Esta postura, nos dará mayor confianza en si mismos, ganando el respeto de los demás. Si le hacen una propuesta independientemente que se la haga su jefe, cónyuge, familiar, etc. y Usted considera que debe negarse, porque es lo correcto, sencillamente responda “NO”, sin miedo. Haga valer su derecho. No hay mejor sensación, que estar en paz consigo mismo.

No podemos sentirnos culpables al negarnos a cualquier situación que vaya en detrimento de nuestra integridad, dignidad, ideas, valores o pensamientos. No se trata de egoísmo, al contrario, es madurez, respeto, equilibrio y responsabilidad. Decir NO, en el momento justo nos convierte en seres auténticos y sinceros.

Abg. Nilmary Boscan Maldonado

Comentarios

Deja un comentario