La Vinotinto en la oscuridad

La Vinotinto en la oscuridad


Share
 

A Venezuela se le apagó la luz. La selección Vinotinto fue en el Metropolitano de Mérida un manojo de nervios, y en un partido desnaturalizado, que tuvo de todo dentro y fuera del campo, sucumbió 2-0 con Brasil, en la décima fecha de las eliminatorias suramericanas a Rusia 2018.

El partido comenzó con los visitantes imponiendo el ritmo del partido, con mucha precisión en sus toques en corto, y habilidad para asediar rápidamente a los venezolanos, que intentaban desbalancear a su rival con las internadas en velocidad de Adalberto Peñaranda y la fortaleza física de Salomón Rondón.

Pero, como se ha vuelto costumbre en el clasificatorio a Rusia, un error desvirtuó todo. El plan de Rafael Dudamel murió temprano. A los 7 minutos, Dani Hernández le entregó un balón ingenuamente a Gabriel Jesús, que el atacante del Manchester City, al servicio de Palmeiras, terminó convirtiendo en gol con una espectacular vaselina.

A partir de ahí, Brasil arrolló a la Vinotinto. Lo pasó por encima. Dominó claramente con posesión, con diez jugadores en terreno ofensivo, y aprovechándose del desconcierto táctico de una selección que volvió a desmoronarse anímicamente.

No fue más grave el daño, porque Phillipe Coutinho y William fallaron sus ocasiones. Sin embargo, en el segundo tiempo el extremo de Chelsea se aprovechó de un error, el único quizás, de Rolf Feltscher en el partido, para convertir el segundo y definitivo gol.

Feltscher había estado acertado en sus cierres y aportó peligro junto a Peñaranda, pero a Venezuela le faltó manejo. Juanpi Añor terminó lanzando al centro del campo y solo el ingreso de Alejandro Guerra balanceó las cosas.

Sin embargo, cuando parecía que todo se equilibraba, el estadio se quedó sin luz. Venezuela vivía su momento más embarazoso en años. Pasó de ser el equipo peleón y guerrero del clasificatorio, a ser un fiel reflejo de la situación del país. Al final, Rondón, Guerra y Josef Martínez pudieron cambiar las cosas, pero no sucedió.

Hoy, la Vinotinto es el último equipo de la eliminatoria, y vive su momento más oscuro en quince años. La luz que la alumbraba, ya no existe. El último, que apague la luz.

Apoyo incondicional

El público merideño se acercó a apoyar a la selección. Si bien el Metropolitano no se llenó, hubo un respaldo importante del público local, con aproximadamente 40.700 personas copando tres cuartas partes del recinto andino, metido además de forma importante en el partido, al menos al inicio.

En el estadio además hubo algunos detalles que no estuvieron acorde con la buena organización que mostró Mérida como sede, como falta de agua en los baños y bajones de luz para los locales de comida, donde se vendió de todo.

Había desde parrilla mixta de carne, cochino y pollo, con yuca y chorizo en 4.500 bs, choripán en 1.500, perros calientes en 1.200 y 800 Bs, y para beber, cerveza en 700 bs, malta en 500 y refrescos en 800 Bs.

En algún momento, a hora y media de empezar el partido, el público demostró su enojo con el gobierno nacional al gritar corear “y va caer”, pero después el cántico se aplacó entre la música del audio interno y la ansiedad de la cercanía al inicio del duelo. El clímax fue el himno nacional, interpretado a coro por todo el estadio. La temperatura se enfrió en la ciudad al caer la noche, pero el ambiente se calentó a más no poder.

Para colmo, sobre el minuto 75’, con la selección perdiendo 2-0, un apagón bajó las luces del estadio que se quedó completamente a oscuras. Bajó de nuevo el “y va a caer” y el “Fuera Maduro” con intensidad desde las tribunas, quizás como catarsis al baile que le daban en el campo a la selección, y a la crisis de todo un país, que busca recuperar su autoestima.

El Dato

Dani Alves donó al país un cargamento de tratamientos para los pacientes de hepatitis C, de los más costosos del mundo, a través del Ministerio de Salud. La cartera ministerial aceptó la ayuda, sin embargo, los pacientes tienen mes y medio esperando la llegada de los medicamentos.

FICHA TÉCNICA:

Venezuela (0): Hernández, Rosales, Ángel, Velázquez, Feltscher; Flores (Herrera, 110’), Rincón, Añor (Guerra, 60’), Peñaranda (Otero, 73’); Martínez, Rondón. DT: Rafael Dudamel.

Brasil (2): Alisson, Dani Alves, Marquinhos, Miranda, Filipe Luis; Fernadinho, Paulinho, Renato Augusto; Willian, Phillipe Coutinho (Giuliano, 108’), Gabriel Jesús. DT: Tité.

Goles: 1-0, Gabriel Jesús (B), 7’: La picó por encima de Dani Hernández después de que este le regaló la pelota frente a su valla. 2-0, Willian, 53’ (B): El volante remata a placer después de un centro de Renato Augusto desde la izquierda.

Árbitro: Víctor Carrillo (Perú)

Amonestados: Velázquez, Ángel (V)

Estadio: Metropolitano de Mérida (Venezuela)

El Nacional

Comentarios

Deja un comentario