Con Dios y un rosario, la oposición toma por fin el oeste de Caracas

Con Dios y un rosario, la oposición toma por fin el oeste de Caracas


Share
 

Miles de opositores venezolanos llegaron finalmente al oeste de Caracas, de manera pacífica y sin ser reprimidos por las fuerzas de seguridad mediante la denominada “Marcha del silencio”, en la que se rindió “un minuto de silencio” a los veinte muertos que dejaron las violentas protestas que buscan la salida del presidente Nicolás Maduro del poder.

La oposición logró algo que se hacía impensable en Venezuela: traspasar sin un rasguño el populoso oeste de Caracas; esa especie de “muro de Berlín” imaginario que el chavismo había levantado gracias a la brutalidad de los cuerpos de seguridad y el financiamiento de grupos armados parapoliciales, que confinaba a los manifestantes en calles y avenidas del este de la ciudad.

Esta vez, la oposición se escudó en la fe y la devoción para cruzar la ciudad por primera vez en tres años. Vestidos de blanco, los opositores recorrieron 13 kilómetros con imágenes religiosas, rezos y cruces para llegar a la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana en el sector de Montalbán para rezar por la memoria de los fallecidos de la violencia política.

En un ambiente que recordaba una celebración litúrgica, los opositores llegaban por avanzadas a la institución católica. La religión y la política se mezclaron sin ningún rubor, a pesar de que los políticos y los religiosos presentes negaban ese cóctel.

“Es que nosotros somos venezolanos. Sufrimos por igual la crisis. Hacemos cola y somos víctimas del hampa. Yo estoy aquí porque soy religiosa y ciudadana”, explicó Maury Cepeda junto a otras religiosas de la congregación Esclavas de Cristo Rey que marcharon kilómetros para llegar a Montalbán.

Leer más en: El Estímulo

Comentarios

Deja un comentario