Caterina Valentino: Los buenos somos más

Caterina Valentino: Los buenos somos más


Share
 
Caterina Valentino: Los buenos somos más

Caterina Valentino, locutora y periodista

Lo repite a diario como un mantra porque lo cree fervientemente: aún en tiempos turbios, la bondad abunda. La inquietud solidaria que empezó a formalizarse con una fundación propia llamadas Alas –tanto para recaudar materiales médicos y juguetes como para canalizar ayudas empresariales hacia hospitales e instituciones necesitadas– dio paso a otras urgencias crecientes. Ver a niños manifestando y personas comiendo de la basura durante las protestas la dejó con una mezcla espesa de angustias e ilusiones. Con esa, una de sus frases favoritas al despedirse de sus radioescuchas, Caterina Valentino inició un movimiento para ayudar a alimentar a venezolanos de muy bajos recursos. Todos los fines de semana, en Caracas o en el interior, ella y otras ocho personas fijas se organizan para preparar y repartir comidas a los menos favorecidos.

“Desde antes ya contribuía con este tipo de iniciativas, pero no lo divulgaba. La fundación Mano a mano me invitó a salir con ellos a repartir y fue una locura”, explica. De un tiempo para acá empezó a hacerlo por cuenta propia de forma continua, bajo la figura de un movimiento que se está replicando en otros países para asistir a venezolanos que también atraviesan situaciones precarias lejos del terruño. Para colaborar, los interesados deben llenar el formulario de contacto de su sitio web –caterinavalentino.com– y ofrecer por esa vía los alimentos, ropa en buen estado, útiles escolares o cualquier otra ayuda que quieran compartir. Los donativos se reparten en zonas altamente necesitadas: algunos han llegado a su Catia natal, otros a la frontera con Colombia para asistir a compatriotas desplazados, y otros tantos a calles, escuelas, refugios y comunidades olvidadas por las autoridades.

¿Qué la ha conmovido en esa cruzada? “La nobleza del venezolano. Hemos conseguido muchos aliados y entre recolecciones de Miami y Panamá llegamos a llenar un contenedor de productos donados por gente que quiere ayudar. También me emociona ver que se conserve la inocencia entre tanta maldad y que alguien en condiciones muy precarias te reciba siempre con una sonrisa”.

Su sueño de país es uno de libertad y progreso, donde las familias no hurgan en la basura y la educación y el trabajo vuelven a ser los valores más importantes. “A pesar de todo, creo que hemos aprendido a querernos más, a darnos cuenta de lo mucho que vale el otro cuando se va, a no repetir errores, a descubrir que vivíamos en democracia aun con sus defectos y que no existe nada más grande que la libertad”, reflexiona. “Nos hace falta creer que realmente somos un gran país y a veces también necesitamos gente que nos motive, pero si estás esperando que alguien venga a rescatarte, lo primero que tienes que hacer es verte en un espejo”. ¿Qué la anima a continuar? “Cuando un niño te sonríe, sientes que todo el esfuerzo vale la pena. No creo solamente que los buenos somos más. Creo que los buenos podemos ser todos”.

El Nacional

Comentarios

Deja un comentario