Monjas y curas de Venezuela salen a protestar en nombre de Dios

Monjas y curas de Venezuela salen a protestar en nombre de Dios


Share
 

“A Dios rogando y con el mazo dando”. Nunca antes este refrán había estado tan presente en las calles de Caracas. Los sacerdotes y las monjas católicos, que se han sumado a las gigantescas movilizaciones en contra de Nicolás Maduro, recuerdan que no hay que dejarle la resolución de la crisis del país solo a Dios. Por aquello que dijo en su ubicuidad y omnipotencia: “Ayúdate, que yo te ayudaré”.

Las avemarías del rosario pasan inadvertidas por el olor de las bombas lacrimógenas. El susurro de un padrenuestro se pierde por las estridencias de un megáfono que corea consignas. Una bendición se da a paso apurado en medio de una marcha sometida al sol. La política y la religión se mezclan en Venezuela sin pecado, gracias a un particular cóctel que se bebe a sorbos entre símbolos religiosos y represión policial.

Empujados por la crisis, monjas y sacerdotes han salido de sus congregaciones y claustros para expresarse activamente en las protestas. Incluso por encima de sus credos, se saben ciudadanos. Comparten con el resto de la población los mismos pesares y martirios. Nunca pensaron que transitarían un viacrucis signado por el hambre, la escasez, la inflación y la delincuencia.

La Madre Maurín Cepeda no teme decir que en su congregación —comparte hábito con las Esclavas de Cristo Rey, de Altamira— las religiosas han tenido que entallar sus túnicas ya que día a día adelgazan, sin ánimo de vanidad -saben que es un pecado capital-, sino por el alto costo de la vida. Cepeda también denuncia que hay escasez de hostias por la falta de harina. Para multiplicar el milagro de la transubstanciación deben dividirlas hasta en ocho partes durante la misa.

Con una bandera tricolor en la mano y con rosario, Maurín y otras hermanas cruzaron Caracas el sábado junto a miles de ciudadanos para orar por los más de veinte muertos que han dejado tres semanas de manifestaciones. Ella, al igual que otras homólogas, dejó sus oficios para atender los llamados de la oposición.


Leer más en: El Estímulo

Comentarios

Deja un comentario